El 20 de diciembre de 1993 las Naciones Unidas ratificaron la “Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer”, donde se afirma que este tipo de violencia constituye un grave atentado de los derechos humanos de quien lo sufre y se reconoce como un problema social.

La Asamblea General de las Naciones Unidas designó en el año 1999 la conmemoración del “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” cada 25 de noviembre.